48. Una historia dinámica

Se frota contra él
despacio, le grita
le invita otra vez
a casa y nunca más y pica
y luego sin querer
volver lamenta aquella vez
y ve que vuelve a ser lo mismo
y piérdeme de vista un rato

se lanza hacia a él
de broma, se quita
se vuelve otra vez
pequeña y algo no explica
y luego sin poder
volver cansada otra vez
y ve que vuelve a ser el mismo
y sálvenos del mundo un rato

se pone junto a él
confía, mentira
ni un día y créeme
cruzó palabras vacías
y luego cállate
por dios se escuchan una vez
y dos parecen esconder
quién se perdió hace ya un rato…

——-

Grabado y compuesto en la huerta de la Vega Baja, entre sábado y domingo, pequeño ejercicio de escritura compulsiva sobre relaciones extrañas, de hecho todo empezó porque mi gato se frotaba conmigo mientras tomaba café, yo, no el gato, lamento no tener nada preparado sobre las elecciones, no es mi rollo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s